*Este post está cogido del blog de Samu Parra para que veamos las opiniones de otros profesionales del sector.*

¿Cuánto cuesta una página web?

 

cuanto-cuesta-una-pagina-web

Última actualización: marzo 2018

Si alguna vez has pedido presupuesto para hacer tu página web, seguramente te habrás llevado más de una sorpresa.

No porque sea muy cara o muy barata, sino por la diferencia que existe entre un presupuesto y otro.

“¿Por qué unos me piden 800 euros y otros me piden 1500 por hacer la misma web?”

Es inevitable pensar que uno de los dos te está tomando el pelo. Normalmente no es así: los dos presupuestos pueden ser correctos.

Esto es como comprarse un coche o una casa.

¿Cuánto cuesta una casa?

Depende.

Depende de dónde está situada. De los metros cuadrados que tenga. De la calidad de los acabados. Del arquitecto que la ha diseñado. De si incluye trastero o plaza de parking…

Ya sé que un “depende” no te vale como respuesta.

Tú has venido aquí buscando cifras concretas para saber cuánto cuesta una página web.

Y tendrás esas cifras, pero vayamos por partes.

¿De qué tipo de web estamos hablando?

En este post me centraré en la creación de webs profesionales, no webs creadas en plataformas gratuitas tipo Wix.

Aquí hemos venido a hablar de cosas serias. 😉

Tampoco me refiero a comprar una plantilla de WordPress y meterle el texto tal cual, sino a un proceso de diseño más amplio que incluye un análisis previo y una solución adaptada los objetivos del negocio.

Incluso las webs más baratas deberían cumplir esas premisas. De lo contrario estás tirando el dinero.

En este artículo me centraré en el diseño de páginas web en WordPress.

WordPress es el gestor de contenido que utiliza el 25% de todas las webs del mundo.

No es casualidad.

WordPress está constantemente actualizado. Es súper flexible y tiene una comunidad enorme de profesionales que continuamente están creando productos (plugins, hostings especializados, plantillas…) para ampliar sus prestaciones.

¿Qué influye en el precio de una web?

Son muchas las variables que influyen en el precio final de una web. Por eso es tan difícil dar cifras concretas.

Para que te hagas una idea, aquí tienes las principales variables:

FUNCIONALIDADES

No es lo mismo una página web estática cuya misión es solamente mostrar una información, que una web que permita publicar diferentes tipos de contenido o que necesite procesar pagos.

Algunas de las funcionalidades más típicas:

  • Tipos de contenido específicos. Para poder publicar contenidos de diferente naturaleza. Para eso necesitarás lo que se conoce como custom post types.
  • Ecommerce y pasarela de pago. Posibilidad de publicar un catálogo de productos físicos o digitales y procesar los pagos correspondientes a través de PayPal, Stripe, etc.
  • Integración con otras aplicaciones. Por ejemplo, conectar los formularios de suscripción a tu plataforma de email marketing.
  • Registro y acceso de usuarios. Cuando la web cuenta con contenido restringido o un área privada que solo pueden ver personas que se hayan registrado o pagado por ese acceso.
  • Multi idioma. Esto se explica por sí solo. 🙂

Imagínate que eres una inmobiliaria. Quizás necesites publicar en tu web las propiedades que vendes, para que el usuario pueda hacer búsquedas, ordenarlas por precio, etc.

Lo mismo ocurre si ofreces cursos online: necesitarás publicar lecciones a las que solo puedan acceder los alumnos.

Esas opciones no vienen por defecto en WordPress, hay que añadirlas.

Funcionalidades extra de este tipo normalmente implica más tiempo de dedicación, programación específica o la intervención de profesionales más especializados.

NIVEL DE PERSONALIZACIÓN

En el universo WordPress, existen básicamente 3 tipos de web según el nivel de personalización que quieras conseguir:

1. Diseño en base a una plantilla.

Consiste en implementar una plantilla prediseñada (como las que puedes encontrar en Themeforest) y adaptarla a los contenidos de la nueva web y a tu identidad corporativa.

Esto permite crear una web de forma rápida, pero también tiene muchas limitaciones a nivel de diseño y normalmente no queda tan bonita como la demo que viste cuando compraste la plantilla…

Otra cosa importante es que si te basas en una plantilla tendrás que crear el contenido en base al diseño de esa plantilla, cuando lo ideal es hacer el diseño en base al contenido. Aquí hay matices, pero la regla general es esa.

Es cierto que existen plantillas que permiten hacer virguerías, pero normalmente son muy pesadas y tardan mucho en cargar. Eso no es bueno ni para el usuario ni para el SEO. Además, incluyen prestaciones que jamás usarás.

Otro de los problemas es que tu web se parecerá a muchas otras. Por ejemplo, se ve a un kilómetro de distancia cuando una web está diseñada con Divi.

2. Diseño en base a un framework.

Un framework te permite crear una web a partir de una estructura predefinida muy básica y ligera. Digamos que el framework es el esqueleto y los músculos de la web. Luego se personaliza añadiendo la piel y la ropa en función de las necesidades del proyecto.

Esta es la opción que más me gusta y la que yo uso en la mayoría de mis proyectos. Me permite crear webs con diseños a medida sin necesidad de desarrollar la web desde cero en cuanto a código. Eso acelera el proceso y no requiere inversión en desarrollo.

Uno de los frameworks más populares es Genesis. Hay muchos otros (Hybrid, Beans, PageLines, iThemes Builder, Ultimatum…) pero con el auge de los page builders (Beaver Builder, Elementor…) cada vez se usan menos.

No confundas estos frameworks con themes tipo Avada o Divi. Son cosas totalmente distintas. Si quieres puedo hacer un post sobre el tema.

Por cierto, si te va el do it yourself, te recomiendo que le eches un vistazo a este curso de Arturo García (soy afiliado). Te enseña los entresijos del page builder Elementor, en combinación con Generate Press, una de las plantillas más ligeras y versátiles. Con estas dos herramientas puedes crear prácticamente cualquier tipo de web.

3. Desarrollo a medida.

Consiste en crear la plantilla de WordPress completamente desde cero. Es la opción más cara. No solo porque requiere más tiempo, sino porque es necesario que intervenga, como mínimo, un desarrollador web y un diseñador.

TIPO DE PROVEEDOR

Si la web la realiza una agencia, ten en cuenta que dicha agencia debe pagar una estructura (sueldos, alquileres, etc.). Eso acaba repercutiendo en el precio final de tu web y encarece el proyecto. Tiene la ventaja de que la agencia puede ofrecerte un servicio más completo. Si además del diseño necesitas SEO o marketing online lo tendrías todo resuelto.

Si la web la realiza un profesional freelance el coste se reduce, ya que su estructura es mínima. Si necesita el apoyo de otro profesional, lo puede contratar para ese proyecto en concreto y tan felices.

ENVERGADURA DE LA WEB

No es lo mismo una página web corporativa con 5 apartados, que una página web con una estructura compleja de 20 o 30 páginas.

Tampoco es lo mismo hacer una web nueva que empieza de cero, que rediseñar una web que ya tiene miles de visitas diarias.

CALIDAD DEL DISEÑO

En este apartado no incluyo solamente lo bonita que sea la web, sino también aspectos como la usabilidad o cómo está estructurada la información. Son aspectos clave en la experiencia de usuario y por lo tanto también influyen mucho en la eficacia de la web.

La calidad se paga.

COSAS QUE SE PAGAN APARTE…

Hay algunos servicios que no suelen ir incluidos en el precio:

  • Diseño de logotipo/identidad corporativa
  • Consutoría SEO
  • Copywriting
  • Formación sobre WordPress
  • Estrategia digital
  • Mantenimiento web

Mi caso es un poco especial, ya que enfoco los proyectos web desde el punto de vista del desarrollo integral de la marca. Por eso tengo un servicio en el que incluyo tanto diseño web como identidad visual, copywriting y sesiones de consultoría estratégica.

Creo que así el resultado final es más consistente: personalidad de marca, diseño y contenido van de la mano.

precio-pagina-web-wordpress

Hablemos de cifras: ¿cuánto cuesta una página web hecha en WordPress?

Te he prometido cifras concretas, así que ahí van algunos casos que te pueden servir de orientación la próxima vez que pidas un presupuesto:

WEB BÁSICA

Una web básica con blog puede costar a partir de los 800 euros si se crea a partir de una plantilla.

El precio se sitúa por encima de los 1.000 euros fácilmente cuando el diseño es a medida, cuando lo hace una agencia o el número de páginas aumenta.

WEB CON FUNCIONALIDADES

El precio de salida para una web con alguna funcionalidad específica, como un área privada, posibilidad de publicar diferentes tipos de contenido o integraciones con aplicaciones externas, está alrededor de los 2.500 euros.

Si son necesarias varias funcionalidades y configuración de múltiples plugins estaríamos hablando de una inversión a partir de 3.500 euros.

ECOMMERCE

Siguiendo con la lógica anterior, un ecommerce básico cuesta alrededor de 2.500 euros.

Ojo con esto, porque el precio no suele incluir el trabajo de subir el catálogo de productos a la web.

WEBS 100% A MEDIDA

En este caso, hablamos de webs que requieren un sistema propio: intranets, directorios, academias online, marketplaces, web con su propia red social… (sí, todo esto se puede hacer con WordPress). En este caso no esperes menos de 5.000 euros.

¿TE CUADRAN LOS NÚMEROS?

Podrás encontrar precios más bajos que estos. También más altos. Pero si te presupuestan una web por mucho menos de lo que he comentado, empieza a sospechar.

Si el precio que te dan es mucho más caro, pide referencias y ejemplos de trabajos anteriores para comprobar que la calidad va acorde con el presupuesto.

¿Y después qué?

Me alegra que me hagas esta pregunta. 🙂

El proceso no acaba una vez tu web está online.

Ten en cuenta dos cosas:

  1. La web hay que mantenerla. Hay que actualizar, hacer copias de seguridad, estar al día de novedades, versiones e incompatibilidades… Si te va el rollo tecnológico, puedes hacerlo tú. Si no, te recomiendo contratar a alguien para que te haga el mantenimiento a cambio de una tarifa mensual. Lo agradecerás cuando algo “se rompa”.
  2. Tu web tiene fecha de caducidad. Las páginas web envejecen rápido. Las tecnologías cambian y tu negocio cambia. Lo que hoy te funciona, dentro de un año y medio ya no. Tendrás nuevas necesidades y nuevas líneas de negocio que pedirán a gritos un rediseño.

¿Cuándo vale la pena dejarse la pasta en una web?

De alguna manera ya respondí esta pregunta aquí, pero te hago un resumen rápido.

Vale la pena invertir en una web profesional si:

  • En tu negocio la imagen de marca es esencial. Webs de marca personal, productos o servicios de alto precio…
  • Tu web debe convertirse en una fuente de ingresos para tu negocio a través de la venta de productos físicos o digitales, formación online, etc.
  • Tu negocio ha entrado en una nueva fase y tu web se ha quedado antigua.
  • Ya estás invirtiendo en marketing online (marketing de contenidos, AdWords, Facebook Ads…) y tu web no genera las conversiones adecuadas.

Como puedes ver, es un tema complejo. Espero que este post te haya ayudado a verlo todo un poco más claro.

Por lo menos, la próxima vez que pidas un presupuesto ya tendrás una referencia.